Ver perfil

ūüíĒ Esperando a Godot

Borja Ventura
Borja Ventura
‚úŹÔłŹ 1.800 palabras ‚ŹĪÔłŹ 13 minutos¬†
ūüĎčūüŹĽ Saludos, votantes,
Cuando construyes tu discurso pol√≠tico sobre pulsiones y no sobre argumentos no debe extra√Īarte si acabas devorado por pasiones y no por razones. En la carta del martes, adem√°s de analizar la √ļltima batalla de la guerra pol√≠tica que vive el PP desde 2008, introduc√≠a una pregunta de futuro: una vez ajusticiado Pablo Casado, ¬Ņde verdad puede ser Alberto N√ļ√Īez Feij√≥o el l√≠der que se necesita para recomponer al centro-derecha?
Al l√≠o ūüĎáūüŹĽ
ūüė∂‚ÄćūüĆęÔłŹ Punto uno: entre nieblas
En alguna ocasi√≥n me he referido al presidente de la Xunta como el ‚ÄėGodot‚Äô del PP. Es el bar√≥n al que todo el mundo lleva a√Īos esperando dentro del partido, pero que hasta ahora no se ha decidido a dar un paso adelante. Tan gallego como Rajoy, ni cose ni descose y habla siempre entre nieblas del norte. Y aqu√≠ siguen, esperando.
¬ŅPor qu√© es tan valorado? Porque es un bar√≥n poderoso. No es casual que Galicia sea la tierra de las grandes figuras de la derecha patria. Uno fue un dictador. Otro un jerarca de la dictadura que supo reconvertirse hasta acabar siendo un¬†padre de la Constituci√≥n y despu√©s el fundador de un gran partido democr√°tico. El tercer referente, el m√°s parecido a Feij√≥o, un tecn√≥crata poco dado a los sobresaltos que lleg√≥ a la Moncloa y llev√≥ al partido a sus mayores cuotas de poder.
¬ŅY por qu√© Feij√≥o puede ser el cuarto? Porque es el guardi√°n de las esencias. Un perfil en apariencia moderado, aunque otros muchos lo parecieron antes que √©l y luego no lo eran. Conservador, sin estridencias y, sin duda, un l√≠der efectivo: es el √ļnico que gobierna con mayor√≠a absoluta en estos tiempos de fragmentaci√≥n, y lo hace en la √ļnica regi√≥n en la que el bipartidismo est√° m√°s fuerte ahora que hace ocho a√Īos, antes de Podemos y Ciudadanos. Y ni que decir tiene que es gracias a su tir√≥n.
Variación del bipartidismo por autonomías
Variación del bipartidismo por autonomías
En la Galicia de Feijóo ni Vox, ni Ciudadanos existen. La derecha es una, y aunque conservadora en la gestión, es moderada en comparación con lo que se cuece en otras administraciones donde el voto de los de Abascal es necesario. Tampoco existe Podemos, ahogado tras la zozobra de sus mareas. Sólo el PP, el BNG y el PSOE. Las cosas son como eran antes, como han sido toda la vida. Imposible un reclamo mejor para un marianista, aunque en este caso sea un marianista con carisma.
Feijóo sucedió a Fraga en 2009 después de que éste perdiera el poder en aquel breve lapso en el que la izquierda se coaligó en la Xunta. Desde que tomó el relevo, y van cuatro elecciones, siempre ha gobernado con mayoría absoluta. Y lo ha hecho cuando las cosas han ido bien para el partido -Rajoy logró la mayoría absoluta en 2011- y cuando le han ido mal -la moción de censura y las traumáticas primarias fueron en 2018-. Pasara lo que pasara, Feijóo ha sido una roca.
Y eso hace a Galicia, y por extensi√≥n a Feij√≥o, tan especial. Es el vivo retrato de las cosas que eran antes: una ‚Äėgran casa para el centro-derecha‚Äė, que dec√≠a Casado. Y sin golpes de tim√≥n, gui√Īos a los extremos ni excentricidades, que es precisamente en lo fall√≥ Casado en su tarea de reunificar a la derecha.
ūüźł Punto dos: ¬Ņsaldr√° rana?
Galicia es al PP lo que Andaluc√≠a al PSOE: su basti√≥n‚Ķ y, como ella, no est√° exenta de sobras. En concreto, las sombras sobre la forma en que se financi√≥ el partido en los nebulosos a√Īos de la Transici√≥n, cuando aglutin√≥ a la derecha ca√≠da en desgracia y Fraga lider√≥ el proceso llevando a cabo su propia reconversi√≥n. Su paso al lado y la refundaci√≥n que encumbr√≥ a Aznar unos a√Īos despu√©s tendr√≠a que ver con la necesidad de convertirse en un partido homologable a un sistema democr√°tico, tambi√©n en sus cuentas.
Todo esto lo introduce bastante bien Nacho Carretero en su ‚ÄėFari√Īa‚Äô, un libro clave para entender la transici√≥n de la derecha patria, luego ‚Äėtraducido‚Äô a otros formatos, por si te son m√°s accesibles:
ūüďĖ Fari√Īa, el libro (Libros del KO)
ūüďļ Fari√Īa, la serie (Netflix)
ūüí¨ Fari√Īa, el c√≥mic (Universal C√≥mics)
Y esas sombras tambi√©n alcanzan a este candidato tan ideal. Porque, aunque Feij√≥o lleva a√Īos en las quinielas, si no ha dado un paso antes es por una sombra bien grande que revel√≥ el diario El Pa√≠s en 2013: era amigo cercano de Marcial Dorado, miembro destacado del ilustre narcotr√°fico gallego, en el √ļltimo lazo conocido entre ambos mundos. Y podr√≠a haber m√°s.
Portada de El País del 31 de marzo de 2013
Portada de El País del 31 de marzo de 2013
De hecho, un par de a√Īos despu√©s Feij√≥o amag√≥, pero fue en falso. Parec√≠a que se dispon√≠a a poner rumbo a Madrid. Fue durante su discurso en el Debate sobre el estado de la Autonom√≠a, cuando emocionado hasta las l√°grimas dijo algo que son√≥ a despedida. M√°s que nada, porque si no la emotividad no se entiende:
‚ÄúGracias por todo, Galicia. En nombre de todos los que formamos parte de este Parlamento y tenemos el privilegio de ser los representantes de un pueblo que hace historia. Gracias por permitirme el honor de ser presidente en el momento m√°s dif√≠cil y tambi√©n ahora, en el m√°s ilusionante‚ÄĚ
Debate do Estado da Autonomía de 2015
Debate do Estado da Autonomía de 2015
Pero Feij√≥o, como el AVE, no estaba listo en aquel momento para poner rumbo a Madrid. Tampoco en 2018, cuando cay√≥ Rajoy. Llorando, de nuevo, dijo que no pod√≠a ‚Äúfallar a los gallegos porque ser√≠a tambi√©n fallarme a m√≠ mismo‚ÄĚ. La versi√≥n oficial dice que tem√≠a ser devorado en las brasas pol√≠ticas nacionales, pero la oficiosa apuntaba a que S√°enz de Santamar√≠a, que era la gran favorita si √©l no se presentaba, guardaba un dossier con m√°s informaci√≥n comprometedora que pod√≠a tumbar su carrera.
Caprichos del destino: en aquel congreso del PP, en el que eleg√≠an l√≠der por primera vez a trav√©s de primeras abiertas, pas√≥ lo del PSOE cuando entroniz√≥ a Zapatero sobre un favorit√≠simo Jos√© Bono. S√°enz de Santamar√≠a y Cospedal se destruyeron entre ellas y abandonaron la pol√≠tica. Gan√≥ Casado‚Ķ y, mientras, Feij√≥o sigui√≥ a lo suyo, sumando mayor√≠as. Un par de a√Īos despu√©s Jordi √Čvole entrevist√≥ a Dorado, que intent√≥ limpiar la imagen p√ļblica de quien fuera su amigo. La hemeroteca, sin embargo, es tozuda.
A√ļn hoy, con la exvicepresidenta retirada en el lucrativo mundo empresarial, la sombra de la duda sigue sobre Feij√≥o. Parafraseando a Esperanza Aguirre, podr√≠a salirle rana a un PP que justo lo que necesita es disipar las sombras sobre la corrupci√≥n.
ūüĎĽ Punto tres: quedan fieras
Hay otra razón detrás de que Feijóo no haya dado el paso hasta ahora, una de esas que él nunca ha verbalizado pero en la que todos los cronistas coinciden: no quiere riesgos. Como buen gallego, no es partidario de exponerse a unas primarias en las que compita con otros que puedan derrotarle. Quiere ser elegido por aclamación. Como en su día Susana Díaz, pero con mejor desenlace.
El problema es que, adem√°s de ranas (que las hay), en el PP quedan fieras. Como m√≠nimo una, y grande: Isabel D√≠az Ayuso, que sigue deslizando titulares ahora que el foco est√° en la guerra de Ucrania y no en la de G√©nova. Ahora es su aliada, porque el espaldarazo de Feij√≥o ha sido necesario para derrocar a Casado, pero no parece que pueda confiar en su lealtad, visto lo visto. Es m√°s, ¬Ņqui√©n garantiza que Feij√≥o d√© el paso y se encuentre con una candidatura alternativa en el congreso? O con una revuelta similar a esta en unos meses‚Ķ
Dicen que el pacto entre ambos consiste en que √©l dirija el partido y sea el candidato, y ella acepte su desembarco, seguramente a cambio del control del PP madrile√Īo. Visto lo visto, tambi√©n con Gallard√≥n, Aguirre o Cifuentes, eso es pan para hoy y hambre para ma√Īana para todo l√≠der del partido: la Comunidad de Madrid es una poderos√≠sima plataforma de marketing. Ya se sabe, Madrid es ‚ÄúEspa√Īa dentro de Espa√Īa‚ÄĚ.
Fuente: La Vanguardia
Fuente: La Vanguardia
Hay, de nuevo, varios interrogantes sobre el futuro inmediato. Uno, fundamental, es si la lenta Justicia acabar√° haci√©ndole el abrazo del oso a la presidenta madrile√Īa. Es decir, si efectivamente Casado ten√≠a raz√≥n y los contratos son jur√≠dicamente reprobables, adem√°s de pol√≠ticamente cuestionables. Un futuro en el que Ayuso fuera una baronesa poderosa, o incluso la lideresa del partido, y la Justicia la condenara supondr√≠a acabar de rematar al PP.
El segundo interrogante es incluso m√°s cercano: c√≥mo van a maridar ambos perfiles bajo el mismo techo si representan posturas en apariencia antag√≥nicas. Feij√≥o entronca con el estilo conservador de antes, y como tal batallar√≠a por el centro, a donde han ido viajando dos de sus aliados, Esteban Gonz√°lez Pons y Juan Manuel Moreno Bonilla. Ayuso es m√°s del estilo de esa nueva derecha internacional, la que pactar√≠a con Vox o le disputar√≠a el electorado, seg√ļn se diera. El PP necesita ambas cosas, pero se antoja imposible hacer las dos a la vez sin que estalle una nueva guerra de facciones. Por eso la clave del futuro del partido no pasa por preguntarse ‚Äėahora qu√©‚Äô, sino m√°s bien ‚Äėahora qui√©n‚Äô. ¬ŅFeij√≥o? ¬ŅAyuso? ¬ŅAmbos?
ūüí≠ Punto cuatro: me despido
Qui√©n sabe, quiz√° en esto la Justicia sea la mejor aliada del gallego (si finalmente da el paso), y sirva para desarticular a su ahora aliada antes de que se convierta en oponente. En cualquier caso, no hay que descuidar un detalle en sentido contrario: ninguno de los citados tiene esca√Īo, as√≠ que no podr√≠an ejercer de l√≠deres de la oposici√≥n desde el Congreso, lo cual es un problema importante‚Ķ menos para Ayuso, a la que no le ha hecho falta hasta ahora porque Madrid, ya se sabe, es Espa√Īa dentro de Espa√Īa.
Por cierto, en esta nueva pol√≠tica eso de liderar la oposici√≥n sin esca√Īo tampoco es nuevo: es la misma situaci√≥n que enfrent√≥ Pedro S√°nchez cuando renunci√≥ para preparar la batalla contra Susana D√≠az. Eso precisamente hizo necesario un ‚Äėapa√Īo‚Äô durante la moci√≥n de censura que le convirti√≥ en presidente. Y de momento ah√≠ sigue, viendo pasar las cabezas de todos sus rivales durante estos a√Īos. Veremos si sigue as√≠ o cambian las aguas tras la marea gallega.
Descansa, el lunes te escribo ūüĎčūüŹĽ
¬ŅTe ha gustado? S√≠ No
Borja Ventura
Borja Ventura @borjaventura

D√≥nde vives, c√≥mo vistes, en qui√©n conf√≠as... Todo es pol√≠tica y todo es siempre personal. ¬ŅTe apuntas?

Para cancelar tu suscripción, haz clic aquí.
Si te han remitido este boletín y te ha gustado, puedes suscribirte aquí.
Created with Revue by Twitter.