Ver perfil

🎬 Guerra, mentiras y cintas de vídeo

Borja Ventura
Borja Ventura
✏️ 1.100 palabras ⏱️ 8 minutos 
👋🏻 Saludos, votantes,
El lunes rememoraba los estrechos lazos que unen cine y política a cuento de que el presidente ucraniano, así como uno de sus últimos aliados, se hicieron conocidos gracias a sus actuaciones. Y pensando en ese hilo me he dado cuenta de cuántos argumentarios se construyen a golpe audiovisual. Pasan los años, y en distintas formas, pero lo visual sigue siendo una de las armas de persuasión más potentes que hay.
Al lío 👇🏻
🍿 Punto uno: las películas que nos llegamos a montar
Esta semana, tomando un café, una compañera compartía una reflexión sobre cosmética y cultura asiática. Vaya, que había mantenido una entretenida conversación con algunas alumnas acerca de cómo la gente joven occidental se había plegado al gusto estético oriental en lo que a la manicura respecta. No soy un gran conocedor del tema, la verdad, pero supongo que será algo similar a la forma en la que los estándares de belleza occidentales han podido influir a la juventud asiática décadas atrás.
Eso me hizo pensar, por ejemplo, en la forma en la que he visto a mi hijo y sus compañeros imitar las celebraciones de algunos futbolistas que ven en la televisión o en los videojuegos. En algunos casos no son siquiera suyos: Griezmann, por ejemplo, popularizó un gesto que sacó de ‘Fortnite’, el famoso videojuego.
No es que la gente joven o los niños sean más ingenuos o influenciables de lo que somos nosotros, los adultos. Tendemos a incorporar muchas de las cosas que vemos. De hecho gran parte de nuestra cultura sociopolítica viene de la influencia de la cultura ‘visual’: las películas y series estadounidenses exportaron un modelo que se convirtió en referencia de la misma forma que hoy en día los vídeos musicales fijan modas y estéticas que luego saltan a la vida real.
La lógica de la guerra no es distinta. También esta semana, y también en un aula, una alumna (distinta a las anteriores) explicaba las guerras de hace unos años en Irak como una consecuencia de la invasión de Kuwait. Las mentiras detrás de todo el relato que sirvió para justificar un conflicto quedaron para la historia, de la misma forma que después sería aquello de las “armas de destrucción masiva” -sea lo que sea tal cosa-.
📼 Punto dos: siempre hay motivos para el enfrentamiento
Dice el viejo tópico (atribuido al político estadounidense Hiram Johnson en el contexto de la Primera Guerra Mundial) que en una guerra la primera víctima es la verdad. Desde este bando de la trinchera se contempla con estupor que Rusia niegue la guerra, supongo que de la misma forma que desde aquel lado se verá con incredulidad lo que cuentan los medios occidentales de Mariupol.
Ambas cosas, las uñas orientales y la falsa invasión de Kuwait, me llevaron a pensar en lo de la ‘desnazificación’ de Ucrania, que es el pretexto usado por el Kremlin para iniciar sus ‘operaciones especiales’. Un mensaje propagandístico basado en imágenes, siempre tan poderosas. 
АЗОВ
В полку вірять, що в цей вечір всі наші померлі – поруч із нами. Їхня присутність відчувається тут протягом всієї церемонії.
Пам’ять про полеглих загартовує всіх нас на подальшу боротьбу, подвиги, та здобуття довгоочікуваної перемоги. Навіки ці імена закарбовані в історії України https://t.co/rdzmrrFAzn
Y sí, hay neonazis entre las fuerzas de defensa ucranianas (ellos lo niegan), que llevan años luchando en el sureste del país contra los prorrusos. Pero eso, más que un peligroso problema de encaje en la Ucrania postbélica, no convierte al país en un régimen nazi. Curioso nazismo con un presidente judío, pero vale el pretexto. 
Tenemos un extraño apego a lo que vemos. Solemos creernos lo que vemos como si directamente fuera realidad, cuando en muchos casos no lo es. La tecnología actual, además, permite crear ya vídeos y audios falsos de extraordinaria calidad. Algunos de esos ‘deepfakes’ ya han sido usados en esta guerra, por ejemplo simulando la huída del presidente Zelenski.
Pero tecnologías aparte, todo esto me ha llevado a pensar en algo más: siempre hay una excusa para justificar cualquier acción, sea real o no. Irak puede venderse como una peligrosa potencia bélica, Ucrania como un régimen nazi o Rusia como un poderoso enemigo que puede llevar a la humanidad a la extinción. Conociendo las artimañas de los ‘otros’ da miedo empezar a pensar cuáles serán las de los nuestros, y cuántas falsedades habremos incorporando a nuestro acervo vital como si de un bailecito del ‘Fortnite’ se tratara.
👌 Punto tres: te recomiendo
🎙 Bulos de, en y sobre Ucrania
🤳🏻 ¿Es frivolidad o talento verdadero?
📹 La revolución será tiktokeada
💭 Punto cuatro: me despido
Como no quiero irme dejándote con la desazón de la duda, vamos a darle la vuelta al planteamiento. Somos tan influenciables que nos hemos metido en una espiral bajonera. Que si la pandemia, que si las restricciones, que si la guerra, que si la amenaza nuclear, que si la crisis económica, que si la inflación, que si la sequía. Y cuando el ambiente está así es difícil salir de esa percepción. Hay un terremoto en Japón, vamos a morir todos. Hay combates junto a una central nuclear, vamos a morir todos. Hay un meteorito pasando ‘cerca’ de la Tierra, vamos a morir todos.
Y sí, es verdad, vamos a morir todos. Pero, al menos en esto, no nos dejemos llevar por la sensación de que se acumulan las noticias catastróficas. Si ha de pasar que pase, pero que nos pille bailando.
IZAL - El Baile (Video Oficial)
IZAL - El Baile (Video Oficial)
Descansa, en breve te escribo de nuevo 👋🏻 
¿Te ha gustado? No
Borja Ventura
Borja Ventura @borjaventura

Dónde vives, cómo vistes, en quién confías... Todo es política y todo es siempre personal. ¿Te apuntas?

Para cancelar tu suscripción, haz clic aquí.
Si te han remitido este boletín y te ha gustado, puedes suscribirte aquí.
Created with Revue by Twitter.